miércoles, 20 de mayo de 2009

INTRODUCCION

.


Encargo

Este libro nació de un concurso convocado en el año 2004 por el Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja (COAR) para hacer una "Guía de Arquitectura de Logroño". Como nadie parecía querer presentarse a dicho concurso en las condiciones en que se ofrecía, me animé a presentar una propuesta alternativa que incluía un cambio radical de orientación. La Guía de Arquitectura de Logroño del Colegio pretendía ser, como lo fue la editada en 1980, una selección actualizada de los "mejores" edificios de esta ciudad. Según la proposición del COAR, el autor elaboraría una lista para que la Junta de Gobierno diera su aprobación o, si lo estimase conveniente, la corrigiera según sus criterios. La selección de la Guía de 1980 así realizada siempre me pareció un homenaje provinciano a los arquitectos venidos de fuera, una especie de reparto de premios para los amigos y un ninguneo escandaloso para ciertas arquitecturas políticamente mal vistas (casi toda la buena arquitectura del largo periodo franquista) y para algún arquitecto ajeno a la Junta ocasional que la editó y al equipo que la redactó.

Arquitectura.

Según una forma generalizada de ver la arquitectura entre los colegas arquitectos y la opinión pública que yo denomino “teísmo hipócrita”, usando la palabra teismo no como dice el diccionario, “creencia en la existencia de Dios o de dioses”, sino como “condición o debilidad humana por inventar dioses y santos”, el ejercicio profesional de la arquitectura y sus resultados se divide en dos grandes campos: 1) la arquitectura, y 2) la mera construcción; es decir, la construcción con "pretensiones" digamos que, artísticas, por un lado; y la construcción como servicio a un cliente con meras pretensiones funcionales y administrativas, por otro.
Hacer esa separación o tener esa doble moral, significa rechazar la gran definición de William Morris en los comienzos de la modernidad, según la cual, toda alteración de la corteza terrestre debe ser considerada arquitectura; entre otras cosas porque cualquier modificación de un lugar es un acto que implica una gran responsabilidad moral. Invertar a los dioses y alabarlos por un lado, y explotar a los hombres y a la tierra por el otro -digo-, es un teísmo hipócrita al que hay que poner fin echando mano, incluso, de aquel dicho de la mística de Avila según el cual Dios también está entre los pucheros, o mismamente, haciendo una guía en la que, a pesar de aceptar que pueda haber lugares ricos y lugares pobres, se proponga siempre, o cuando menos no se ignore, que todos los lugares son sagrados. Y toda edificación, arquitectura.

Responsabilidad moral

Según esa manera de ver las cosas, en toda edificación -en toda arquitectura, por tanto-, no sólo hay una responsabilidad legal sino también una responsabilidad moral. Una responsabilidad que según el modelo teísta recae en el arquitecto como supremo hacedor, pero que en la realidad más cotidiana se reparte y diluye en una cadena de agentes que va desde la administración que la regula con sus planes y ordenanzas -y dentro de la administración, de los políticos de turno a sus funcionarios más o menos permanentes-, los promotores que encargan el proyecto, los propios colaboradores del arquitecto, los constructores que levantan el edificio, los aparejadores que controlan su ejecución y hasta los usuarios que los compran y los adaptan con su uso y sus modificaciones.
Aceptando el sentido de responsabilidad que se deriva del sistema ilustrado de las profesiones liberales, de esa cadena de responsables he reseñado preferentemente al arquitecto de cada edificio, y en segundo lugar a su promotor, si bien, como se irá viendo, el nombre de éstos últimos empezó a desaparecer más o menos hacia la década de los sesenta, ocultándose en las sociedades anónimas que ellos mismos fueron creando. Debe entenderse, sin embargo, que la responsabilidad del derribo precedente (cuando lo haya), de la factura de cada edificio o de su estado actual no debe atribuírseles en exclusiva a arquitectos y promotores.
Ya siento no haber podido incluir en cada edificio a la tercera figura capital de su materialización, la del constructor, pero esa es una historia gremial, empresarial o económica para la que no me veo en absoluto capacitado, amén de que no sabría donde buscar datos. Y es curioso, porque en las últimas décadas la prensa local ha concedido por lo general más importancia a las anónimas constructoras que a los arquitectos, especialmente cuando de se trataba de obra pública. Lo que sí puede decirse en descarga de los arquitectos es que, mientras que en la arquitectura burguesa la construcción y la promoción tienen como interlocutor a un arquitecto, en la arquitectura comercial las promotoras no pocas veces se han desdoblado en empresas constructoras (o viceversa) convirtiendo el triángulo de protagonistas en un dúo desigual.

Almacén de datos, libro o guía

Al proponerme investigar y ofrecer los datos básicos de cada edificio de Logroño -localización, edificio anterior (si lo hubiera), fecha de construcción, función del edificio, arquitecto, promotor, vicisitudes, documentación, publicaciones existentes sobre el mismo, y algún pequeño comentario propio si acaso-, el trabajo fue oscilando entre ser un enorme almacén de datos, o un recorrido personal por todos ellos. Compaginar ambas cosas y ofrecer un material bien organizado y maquetado para uso de quien quiera conocer Logroño a fondo es una tarea imposible, o más bien, abierta y azarosa. En definitiva, este libro no tiene ni el rigor de un buen archivo de datos ni la frescura de un libro de autor; pero por lo menos puede ser una buena "guía", tal y como había sido propuesta inicialmente, pues su objetivo fundamental no es otro que acercar al lector a las calles para contemplar, comparar y analizar todo tipo de edificios que configuran esta ciudad.

lunes, 18 de mayo de 2009

HUMANIZAR LA CIUDAD

.



Hace mucho tiempo adquirí un precioso librito titulado "Los nombres de las estrellas" de Edmund J Webb (Breviarios del Fondo de Cultura Económica, México 1957) en el que el autor explicaba cómo había cambiado para él su aprecio por el firmamento al saber que todos esos minúsculos puntitos de luz de la oscura bóveda celeste tenían nombres propios y muchas historias consigo. Con parecido deseo nace este libro: al conocer los nombres de los autores de cada edificio, y cuatro datos sobre su historia, espero contribuir a que todos sus ciudadanos amen un poco más esta ciudad, y a que empiecen a apreciar con el debido respeto cada uno de sus lugares.
Este libro sirve también para trazar una raya entre la ciudad hecha con nombres propios y la ciudad hecha por gentes que ocultan su nombre detrás de las sociedades económicas. Los primeros en traspasar esa raya a partir de los años setenta y ochenta fueron los promotores, y a partir de los noventa, ¡ay! también los arquitectos. Es una raya muy sutil, casi imperceptible, pero a todas luces muy importante.
Al dejar constancia de los nombres de las personas que han hecho esta ciudad, se pretende acaso levantar acta de que esta ciudad aún es humana y que vale la pena preservarla frente a la inhumanidad que van tejiendo en torno o en su interior el anonimato de las siglas, las razones de los dineros y los ciudadanos que buscan (o caen en la tentación de) esconder su nombre.
Vertebración

La posible tesis de este libro está en su vertebración, es decir, en la forma de ordenar los datos y en el modo de exponerlos. Podría decirse que las imágenes y los datos obedecen a un "catálogo de lugares" previamente elaborado, algo así como las constelaciones en que se podrían agrupar los puntitos de luz del firmamento. Pero al igual que en el problema de delimitar las constelaciones, el criterio no tiene que ver con lo próximas que están en realidad unas estrellas de otras (a veces las menos brillantes resulta que están más próximas de nosotros que las brillantes, etc.), o en qué constelación cabe poner a cada una de ellas cuando sus límites son tan difusos. Un catálogo de lugares puede acabar por convertirse en un listado de "límites", con el riesgo que eso supone para el continuum urbano que es lo que se trata de preservar. Sobre todo cuando tratamos de ubicar esas piezas tan singulares que son las esquinas, en donde la arquitectura parece condensarse para articular sus calles.

domingo, 17 de mayo de 2009

LINEA HISTORICA. CRITERIOS DE DELIMITACION




A nivel general, el orden de exposición sigue prácticamente una línea histórica muy sencilla y fácilmente entendible que comienza en la calle original junto al Ebro y acaba en los límites de las primeras vías de circunvalación, a través de las grandes etapas de construcción de la misma: casco medieval, renacentista, muros, avenidas, ensanches, polígonos y compleción. El primer capítulo, dedicado a la relación arquitectónica de la ciudad con el río escapa a este orden, pero parece lógico colocarlo en ese lugar preferente. El epígrafe 6.4, dedicado a los Grupos de Vivienda Masiva tampoco sigue un criterio de lugar y comprende la totalidad de la ciudad. El capítulo 10 dedicado a los equipamientos de extrarradio de las últimas décadas es casi como un anuncio de los no-lugares del volumen II.


Criterios de delimitación

A veces ha tirado de mí un impulso burocrático y he agrupado los lugares simplemente por el nombre de sus calles, pero otras veces el juego de las cuatro esquinas de un cruce, parecía lo más sugerente para definir un lugar -tal y como me enseñó Javier Dulín en un memorable artículo de ElhAll67 (Postales, fb 2003). Otras veces ha sido un tramo de fachadas el que configura una página; en otras, el vínculo ha sido una manzana, en otras una unidad de promoción, un mismo plan y así sucesivamente. Ese desorden seguramente dará más de un quebradero de cabeza a quien se ponga a buscar un edificio concreto (ese quebradero lo he tenido yo continuamente en la elaboración del libro) pero prefiero el pequeño desorden orgánico y azaroso de mi contemplación sobre los lugares que el frío fichero de un archivo.

sábado, 16 de mayo de 2009

MAQUETA Y PLANIMETRIA

.


A diferencia de un libro tradicional, que tiene una fase de redacción y luego otra de maquetación, en éste la rigidez o elasticidad de la maqueta opera necesariamente sobre los propios contenidos. Una vez recogidos los datos necesarios para su redacción, y habiendo perdido mucho tiempo y energías en varios bocetos de impresión di con la fórmula de crear la maqueta de una página cuadrada en la que ir poniendo todos esos datos de un modo inteligible y lo más escueto posible. El formato de las páginas resulta no pocas veces el criterio fundamental de la delimitación de un lugar. Ya siento que sea así, pero es la ley de la escritura: acomodar la realidad a sus reglas de juego.
Cada página lleva el nombre de un tramo o un lugar, y un número que remite a la portada del epígrafe y a la del capítulo para poder localizar la zona y la parcela de la que se trata (sería conveniente que el lector colocase unos post-it de colores en dichas páginas de portada para localizar los planos con facilidad). En el recuadro de texto se da en negrita la localización administrativa de cada edificio (nombre de la calle y número) y sus datos esenciales: fecha de edificación, arquitecto (en cursiva y rojo) y promotor. En no pocas ocasiones hago algún pequeño comentario o cuña personal para amenizar el recorrido.
Los comentarios breves y sintéticos son por lo general injustos, así que pido encarecidas disculpas a quien se pueda sentir molesto por ellos. En realidad no muestran más que mis fobias y caprichos, mis gustos o mis manías, es decir, opiniones personales que no tienen la más mínima relevancia. Podría haberlos quitado en las correcciones, pero hubiera traicionado con ello la decisión inicial de que esto fuera un libro de autor y no sólo un almacén de datos.
En la parte inferior de cada página va la información fotográfica de los edificios arriba cifrados. He procurado disponer las fotos en el orden espacial en que aparecen en la propia calle, aunque ello no concuerde con el orden del cuadro superior. Al principio puede que cueste un poco coordinar ambas partes, pero como el libro es una guía para ver la ciudad, espero que así sea más útil y que el lector se acostumbre pronto a ello. Debajo de cada foto, más o menos a la altura del portal se pone el número que tiene y en las esquinas se indica abreviadamente el nombre de las dos calles que confluyen en ella, dando a entender que las casas que siguen a un lado u otro de esos nombres abreviados pertenecen siempre a la misma calle. Cuando las fotografías son de edificios que no se corresponden con las vecinas se ha introducido una pequeña línea vertical de separación entre ellas.
No todas las fotos que he recogido o he hecho de cada zona, calle o edificio han tenido cabida en la edición impresa, así que desde el primer momento se pensó en complementar este libro con un CD en el que el lector pudiera verlas en un tamaño más razonable. Como ello complicaría la edición y lo mejor es que la arquitectura y la ciudad se vean en directo y paseando, el material que se ve en el libro y todo el que no ha cabido en él quedará en depósito en el Archivo Municipal de Logroño para su posible consulta o investigación.



Planimetría

La presentación de cada capítulo y de cada epígrafe de cada uno de estos lugares se hace con unos pequeños planos a colores. Dado el estupendo trabajo realizado y editado en los últimos años por el delineante José Ignacio Sáenz Monís, me puse en contacto con él para presentar cada lugar con un fragmento de su gran plano de Logroño en 3D, pero la política comercial de su trabajo tenía unos derroteros que no me permitían tener acceso digital a sus dibujos para poder incluirlos aquí por lo que finalmente he optado por usar el callejero del Ayuntamiento de Logroño. No por ello voy a dejar de recomendar el uso complementario del plano de Sáenz Monís para quien quiera tener una visión más cabal de cada uno de los lugares comentados en este libro.

jueves, 14 de mayo de 2009

NOMBRES Y FECHAS




A algunos lugares, o más bien a los capítulos o constelaciones de este libro, les he dado algún que otro nombre nuevo, practicando un ejercicio o juego anterior al de la razón, es decir, el llamado juego de los poetas (véase La Regla del Juego, José Luis Pardo). Supongo que al principio desorientarán un poco, pero con algo de suerte es posible que algunos de ellos sobrevivan y que sirvan para un mejor entendimiento sobre la esencia y características de los lugares así renombrados.
También he dado nombre a esa forma de hacer ciudad con planes parciales que a excepción del cap 8, se queda fuera de los contenidos de este primer volumen: "la ciudad por paquetes"; y he tratado de evitar en lo posible los tópicos históricos, gremiales o periodísticos tan habituales en la narración de la ciudad. Hay algunas denominaciones que no he podido mejorar, como por ejemplo la de los "grupos de viviendas" (cap 6.4) como tampoco he conseguido dar con un calificativo acertado para esos "equipamientos-servicios" o "equipamientos-basura" (escuelas, centros de salud, iglesias en bajeras, etc) que a partir de los años sesenta abandonaron claramente su función de articular la ciudad.



DATACION

Los edificios no suelen tener una fecha exacta de nacimiento. En relación al trabajo del arquitecto, la fecha de encargo o la de presentación del proyecto distan a veces bastante de la fecha de comienzo de obras, la del final de obras o de ocupación, y aún en vida, muchos edificios sufren notables ampliaciones, modificaciones o rehabilitaciones que les cambian el uso, la forma o hasta el color de la fachada. La fecha de datación que se ofrece junto a cada edificio no debe tomarse en sentido estricto sino más bien de un modo orientativo respecto a ese arco de tiempo en el que la obra se encarga, se ejecuta y ocupa.

miércoles, 13 de mayo de 2009

LOS ARQUITECTOS

.


Quizás por el origen del libro, quizás por mi propia condición, o sobre todo por la irritación que siempre me ha producido leer en la prensa las noticias de nuevos edificios en las que sistemáticamente se ignora la identidad del arquitecto que los proyecta y dirige, este es un libro centrado en los arquitectos o dedicado a los arquitectos. Es por ello, por lo que al hacer mención de cada edificio he resaltado su nombre en color rojo y lo he tipografiado en cursiva tratando de darle el carácter de su firma.

La brevedad de las fichas, la necesidad de usar abreviaturas y la repetición constante de sus nombres me fue llevando a escribirlos de un modo sintético. Para evitar cualquier susceptibilidad en algo tan sagrado como el nombre hubiera preferido obtener de cada arquitecto esa firma abreviada, pero como esa es una tarea ardua, y en estos dos últimos años me he sentido cada vez más lejos del COAR y de los "compañeros" arquitectos, he optado por inventarlos yo mismo. Pido mis más sinceras y sentidas disculpas si a alguno no le gusta su nombre tal y como aparece en esta guía o se siente molesto por ello.

A la hora de hacer esa firma abreviada pasa un poco como con las caricaturas, que hay nombres que se resisten al trazo escueto y certero. Agapito del Valle o Rubén San Pedro, me quedan de maravilla como AdValle y RSPedro, pero con la de veces que los he tenido que escribir en esta guía, nunca conseguía abreviar a mi gusto a Fidel Ruiz, a Luis González Gutiérrez o a Gerardo Cuadra. Los nombres y los apellidos son una cuestión tan misteriosa como la de los rasgos de la cara.

Por lo general he intentado que en la firma figurasen las abreviaturas del nombre y el primer apellido, y cuando eso no los hiciera suficientemente identificables, el segundo. Pero cuando los edificios están firmados por dos arquitectos y la exigencia de brevedad se hacía mayor, he tenido que dejarlos en un solo apellido: así Jubera y Torío, León y García, o Gonzalo y Torres, por ejemplo. El caso más difícil se me presentó en aquella primera sociedad de cuatro arquitectos que tanto construyeron en los años setenta, la formada por Rafael Gil Albarellos (RGAlbarellos), Félix del Valle (FdValle), José Luis Tenorio (JLTenorio) y José Ignacio Rodríguez (JIRodríguez). Como ni con las abreviaturas me cabían muchas veces en los renglones con que debía describir cada obra, acabé optando por escribir "Los 4" que es incluso una simplificación del cariñoso nombre con el que los denominábamos algunos compañeros, "La banda de los cuatro" por ser coetáneos de aquel famoso "cuadrunvirato" de mandatarios que sucedieron en China a Mao Tse Tung.

Uso generalmente la cursiva al referirme a los arquitectos por la semejanza que pudiera tener con la firma con la que sellan y reconocen sus obras. El destacarlos en rojo fue una sugerencia que me hizo Mario San Juan de ICE Estudio, que al principio me pareció novedosa y alegre, pero que luego me ha dado no pocos problemas cuando los nombres se repiten y no van asociados a su obra. Cambiar los colores de los escritos es una novedad tipográfica en la que todavía estamos en mantillas, así que espero que se entienda como una simple experimentación. Cuando son autores de algún escrito, los destaco en azul, por aquello de la tinta.

Doy a continuación un listado de las abreviaturas utilizadas ordenándolas por el nombre y no por el apellido (como hubiera sido de esperar), mas que nada por resaltar la proximidad o familiaridad con la que aún podemos reconocernos, e insisto que si alguien se siente molesto por las abreviaturas utilizadas, yo también lo siento de veras.

Junto al nombre he querido dar algún dato de identificación personal, asunto delicado donde los haya. De los primeros arquitectos de Logroño se puede encontrar más información en FCC p211 (ver más adelante el epígrafe de abreviaturas). De los arquitectos contemporáneos doy básicamente la fecha de su titulación (entre paréntesis) extraída de los anuarios del CSCAE (Consejo Superior de los colegios de Arquitectos de España), o el número de colegiación en el caso de los más jóvenes -pues los nuevos anuarios no traen la fecha de titulación. Lejos de querer hacer una semblanza de cada uno de ellos, con todo lo complicado que eso es, pongo a continuación del nombre lo primero que se me haya podido ocurrir valiéndome de mi memoria y conocimiento personal. Ya sé que muchos se podrán sentir ofendidos por un apunte tan rápido, pero prefiero correr ese riesgo antes que no decir nada. Si hubiera algún libro, o artículo publicado sobre su trayectoria personal, la consigno también.

Arquitectos anteriores a la guerra del 36:

AdValle : Agapito del Valle, 1895-1969 (1922). OAV. Una calle, un arquitecto, JMLeón, Elhall 54, p3.
Agustín Cadarso : Agustín Cadarso García de Jalón (1909), hermano de Gonzalo Cadarso.
ACeballos : Andrés Ceballos. Arquitecto municipal entre 1931 y 1937. Murió con FAlamo en una visita de obra en Agoncillo.
Angel Cadarso : Angel Cadarso Greño (1877). Desconozco su parentesco con la saga de arquitectos del mismo apellido, pero es obvio que es el primero.
FAlamo : Fermín Alamo, 1885-1937 (1911) . Es uno de los pocos arquitectos que cuentan con una monografía: ICerrillo, TMFA.
GCadarso : Gonzalo Cadarso García de Jalón (1913), hermano de Agustín es uno de los arquitectos de carrera más dilatada pues construye hasta la década de los sesenta.
Ignacio de Velasco : (1871) (FCC p229).
FdLuisyT : Francisco de Luis y Tomás, 1847-1910 (1869), am en 1869.
Fernando Salvador : Fernando Salvador Carreras (1922). Autor de las casas baratas y varios edificios de los años veinte. Desaparece en los años treinta.
Jacinto Arregui : (1846) ap entre 1861 y 1868, años importantísimos para el desarrollo de los equipamientos urbanos tras el derribo de las murallas.
JMCarreras : José María Carreras (1933). Seguramente es el arquitecto que más ha construído en el Logroño de que trata esta guía.
JSIturralde : Julián Sáenz Iturralde (1905).
LBarrón : Luis Barrón Sáez, 1849-1909, (1875), am de 1881 a 1909. Fue también profesor de dibujo de la Escuela de Artes y Oficios.
LGonzález : Luis González Gutiérrez (1929). Arquitecto Municipal de 1940 a 1970 compatibilizándolo con una amplia producción privada.
MHijón : Maximiano Hijón, 1817-1890 (1846) am y ap en 1874 (vLHDn47).
QBello : Quintín Bello San Juan (1905), am entre 1909 y 1929. Entre 1923 y 25 estuvo inhabilitado por causas poco claras.
RFontán : Rafael Fontán (1925) (Vizcaya). En breve aparecerá una monografía sobre su obra del historiador Gorka Pérez de la Peña. Trabajo como am a la muerte de FAlamo de 1937 a 1939, y posteriormente asociado con JMCarreras.
Sixto Cámara Niño (1932). Trabaja en los años treinta y no más.

Arquitectos con titulación posterior a la guerra:

AAchiaga : Ana Achiaga López (1974). Primera mujer arquitecta colegiada en el COAR. Cónyuge de AdCastillo, trabajan asociados.
ABalagué : Antonio Balagué Ponz (col 24.714) Con despacho en Alfaro, colabora con Jaume Arbona y Bellida (Barcelona, col 24.715).
ABarrio : Araceli Barrio Fernández (col 23.192). Arquitecta de la Comunidad Autónoma. Miembro de la Junta de DGPozuelo.
ACadarsodP : Angel Cadarso del Pueyo. (1946). Con residencia preferente en Madrid.
ACadarsoS : (1981) Angel Cadarso Santillán, hijo de Angel Cadarso del Pueyo y nieto nieto de Agustín Cadarso García de Jalón. Trabaja asociado a EMoscosodP.
ACarrero : Angel Carrero del Pozo (col 24.297). Vino de Madrid como director del COAR y luego se quedó, especializándose en arquitectura sanitaria.
AdCastillo : Antonio del Castillo (1976). Conyuge de AAchiaga, trabajan juntos.
AEcheverría : Alfonso Echeverría Macua (1950). Conocido cariñosamente como Pirro, fue arquitecto provincial de la Diputación.
AFRNavarro : Antonio Fernández Ruiz-Navarro (1946). Fue arquitecto provincial de la Diputación.
AFMBilbatúa : Antonio Fernández Martín-Bilbatúa (1978), hijo de AFRNavarro.
AIbarrondo : Aurelio Ibarrondo Fraguela (1967), falleció en 2005. Vino a La Rioja como arquitecto de Hacienda. (v Elhall n7 p3).
ALSainz : Antonio Luis Sainz Gil (1976), falleció en 2005). Trabajó con Angel Martínez Martínez (Bilbao, 1976) hasta que ambos abandonaron la profesión dejando el despacho y obras a Jesús Marino Pascual Vicente (v Elhall 16 p3).
AMillanes : Alfonso Millanes, arquitecto de Logroño afincado en Madrid (1977). Colabora con MRamírez.
ANagore : Amaia Nagore Jauregui (1986). Conyuge del alcalde Julio Revuelta. Aparece casi siempre en colaboración con: AREguilaz, VPeña, o JIRodríguez.
AREguilaz : Agustín Rodríguez Eguilaz (1985). Colaborador habitual de ANagore.

CLabarga : Carlos Labarga (1981). Fue concejal del Ayuntamiento de Logroño por el PSOE en el primer mandato del alcalde Manuel Sainz.
CMadrigal : Carlos Madrigal Terrazas (1978). Desde hace un tiempo trabaja asociado con Alfonso Samaniego.
CLloret : Carlos Lloret Nadal (1976). Vino como arquitecto municipal al Logroño en 1979 y trabajó en ello hasta 1987 en que se trasladó a Gerona, también como arquitecto municipal.
COrtega : César Ortega Moreno (col 29.098). Fue concejal del PP en la legislatura 1999-2003. Comparte despacho con JMFLanda.

Daniel Baños : Daniel Baños Hervías (col 23.031). Fue miembro de la Junta del COAR con PMoral.
DGPozuelo : Domingo García-Pozuelo Asíns (1976). Originario de Murcia se instaló en Logroño nada más comenzar su andadura profesional trabajando como coordinador de Cultura del COAR. Ha sido el promotor y organizador de las Jornadas del Patrimonio del COAR, y arquitecto de la Universidad de la Rioja. Desde el año 2002 es Decano del COAR.

EAranzubía : Enrique Aranzubía (1981). En el 2006 ha organizado una exposición de su obra con motivo de sus 25 años de profesión.
ELacalle : Enrique Lacalle Blanco (col 24.536).
EmilioCrr : Emilio Carreras Castellet (1972). Hijo de JMCarreras, colaboró con él en sus primeros años aunque desde un despacho independiente. Luego ha trabajado asociado con LCastillón
EMiner : Luis Enrique Miner Guerrero (1980)
EMoscosodP : Eduardo Moscoso del Prado (1979). Hijo de Fermín Moscoso del Prado, también arquitecto.
EOrtega : Eduardo Ortega (1970). Ha trabajado intensamente para sus familiares constructores y promotores. No confundir con COrtega, su sobrino.
ETorío : Eugenio Torío (1976). Asociado con Pepe Sáenz de Jubera.

FAncín : Fernando Ancín Marín (1975). Socio de LMMZaporta.
FdValle : Félix del Valle (hijo de Agapito del Valle) (1955). Colaboró inicialmente con su padre, fue arquitecto municipal y luego miembro del equipo de Los 4.
FidelR : Fidel Ruiz Río (1953). Trabajó sus últimos años profesionales como arquitecto de la Delegación de la Vivienda.
FIturriaga : Francisco Iturraga Santolaya (col 29.608). Inició sus pasos profesionales como colaborador de LOZárate. Pertenece al equipo de gobierno del COAR de DGPozuelo.
FJAlegre : Francisco Javier Alegre Cereceda (1981).
FJGarcía : Francisco Javier García García (1974). Colaborador habitual de JMLeón.
FJVillaverde : Francisco Javier Villaverde Alonso (1981), no confundir con su primo Jesús Villaverde.
FMRuiz : Francisco Martínez Ruiz (1981), asociado por lo general con JRMSufrategui.
FOnaindía : Fernando Onaindía Heras (1988). Vinculado a Ezcaray, fue miembro de la Junta de PMoral.
FVitoria : Félix Vitoria (1977). Vino a Logroño como visador del COAR y posteriormente ocupó durante muchos años la gerencia de GESTUR.

GAragón : Gaspar Aragón Osés (1988). Se inició en el despacho de ALSGil y AMMartinez.
GCuadra : Gerardo Cuadra Rodríguez (1953). Sacerdote católico. Compartió despacho en sus inicios con FidelR. En el 2002 Cultural Rioja le dedicó una exposición en la Sala Amós Salvador y se editó un catálogo de su obra coordinado por JMLeón. Galardón de las Bellas Artes de La Rioja en 2004. Ha sido también Decano del COAR.

IAmat : Ignacio Amat (1989) trabaja con IGómez.
IGómez : Ignacio Gómez Díaz (1987) trabaja con IAmat por lo que son conocidos como "los ignacios".
IMadinabeitia : Ignacio Madinabeitia Pérez (col 22.775). Cónyuge de ABarrio.
IMZapater : Ignacio Martínez Zapater (col 21.939), cónyuge de MBlanco es profesor titular de la Escuela de Artes y Oficios.
Inma Sanz : Inmaculada Sanz Laguna (col 32.219). Trabaja en JMPascual y asociados.
IQuemada : Ignacio Quemada Sáenz Badillos (1989). Se inicio como arquitecto en el despacho de Rafael Moneo encaminándose al estrellato.
Isabel Adarraga Escadafal (1988). Murió muy joven en sus primeros años de profesión. No la llegué a conocer.

JAFAlonso : José Antonio Fernández Alonso (1987). Cónyuge de Yolanda Tamayo, arqta provincial y coordinadora de urbanismo en el ayuntamiento en los últimos años.
JBurón : Javier Burón. (1995) Fue el primer arquitecto en presentarse a través de Elhall (v Elhall n1). Cónyuge de RUgarte, es profesor interino de la Escuela de Artes y Oficios.
JCarceller : Jaime Carceller (1947)
JCMerino : Juan Carlos Merino Alvarez (1981)
JDCorral : Juan Diez del Corral Lozano (1976). Autor de esta guía.
JdPablo : Jesús de Pablo Pastor (1975). Ha compartido despacho con MMagaña. Fue Consejero de Urbanismo en el Gobierno de la Rioja presidido por Joaquin Espert.
JDulín : Javier Dulín Iñiguez (1989). Profesor titular de la Escuela de Artes y Oficios, actualmente en excedencia.
JGarrido : José Garrido Manso (1974), comparte despacho con NGrijalba.
JGMenorca : Jesús González Menorca (1986). Ha trabajado mayormente como arquitecto municipal en la oficina de rehabilitación del casco antiguo hasta el 2005 en que se ha pasado al ejercicio liberal. Miembro de la Junta de gobierno de DGPozuelo (v LHDn77).

JIRodríguez : José Ignacio Rodríguez Fernández-Garrido (1967). Miembro del grupo de los 4. Ejerció como arquitecto municipal hasta 1972
JJGEscudero : Juan José García Escudero Larrea (1976). Es uno de los arquitectos que más aparece en esta guía trabajando como colaborador con distintos compañeros.
JJMoreno : Juan José Moreno Ruiz (1983). Conocido en la profesión como el sobrino de Fidel. Fue mi contrincante a las elecciones a Decano del COAR de 1996.
JJRodríguez : Jesús Javier Rodríguez García (1968). Conocido por su discreción, es decir, bastante desconocido en el ámbito profesional.
JLAcedo : José Luis Acedo Agudo (1988). Profesor interino de la Escuela de Arte y Superior de Diseño.
JLAraquistain : Jesús López-Araquistain Navajas (1977). Arquitecto Municipal corresponsable con JMLaorden del servicio de urbanismo en los últimos treinta años.
JLMBerdinos : José López Martín Berdinos (1977). Vino de Madrid como funcionario de vivienda, se quedó y se pasó a la profesión liberal.
JLRodríguez : José Luis Rodríguez Sáenz (col 33.808). Aparece en unas pocas obras como colaborador de JIRodríguez.
JLTenorio : José Luis Tenorio Labad (1965). Arquitecto municipal en sus comienzos y al final de su carrera profesional, perteneció al grupo de Los 4.

JMBarrio : José Miguel Barrio Gómez (1978).
JMFLanda : José Miguel Fernández Landa (col 29.610). Socio de COrtega.
JMLaorden : Javier Martínez Laorden (1971). Arquitecto Municipal Jefe del Servicio de Urbanismo desde 1972, ha sido sin duda alguna uno de los grandes responsables de la configuración actual de la ciudad de Logroño.
JMLeón : José Miguel León (1974). Por sus vinculaciones o relaciones políticas con la izquierda ha sido el arquitecto de referencia durante el último cuarto de siglo para cierto sector de la profesión. Constante animador cultural e investigador ha ensalzado en todo momento la obra de Gerardo Cuadra coordinando la publicación de su obra.
JMMancho : Javier Martínez Mancho (1988). Dio sus primeros pasos profesionales en el despacho de JDCorral.
JMPalacios : José Manuel Palacios Pascual (1970). Arquitecto funcionario del Ministerio de Educación y Ciencia ha sido el ejecutor o coordinador de buena parte de las obras de este organismo.
JMPascual : Jesús Marino Pascual Vicente (1978); vino de Navarra para hacerse cargo del naciente estudio de ALSGil y AMMartínez ante el abandono de sus fundadores. Fue Decano del COAR entre 1992 y 1996.
JMPeláez : José María Peláez González (col 23.892)
JPelegrín : Julio Blas Pelegrín Lavabo (1972). Militar del cuerpo de aviación compatibilizó en lo posible sus dos profesiones.
JRamos : Jesús Ramos Martínez (1982). Se inició como funcionario y luego trabajó con Ancín y Zaporta hasta que se instaló por su cuenta. Inició una interesante serie de edificios "desamparados" en Elhall fruto de su interés por el patrimonio.
JRMSufrategui : José Ramón Martínez Sufrategui (1980), colaborador habitual de FMRuiz, tiene su residencia en Madrid.
JSabrás : Julio Sabrás Farias (1967) (v Elhall n2).
JSagastizabal : Jesús Sagastizabal Cabezón (1973).
JSerrahima : José Serrahima (1984). Cónyuge de MAEzquerro.
JSJubera : José Sáenz de Jubera (1976). Colabora habitualmente con EOrío y luego con MLPalmero, por lo que figura habitualmente en esta guía como Jubera y Torío.
JSolozábal : Javier Solozábal Ruiz(1976). Pionero en Logroño del ladrillo covadonga.
JTorres : Julián Torres Castillo (1982). Colaborador habitual de Raúl Gonzalo funda con él la sociedad Taggat con la que firman actualmente sus trabajos.
JUlargui : Jesús Ulargui Agurruza (col 26.479). Con estudio en Madrid y colaboraciones habituales con Eduardo Pesquera González (Madrid, col 20.813).
JVillaverde : Jesús Villaverde Llorente (1976). Con estudio en Haro, primo de FJVillaverde.

LCastillón : Luis Castillón Ridruejo (1981). Trabaja asociado con Emilio Carreras.
LGPalomo : Luis González Palomo (1973) hijo de Luis González Gutierrez, colabora con él en sus primeros años de profesión.
LJCuriel : Luis Javier Curiel Marcos (1976). Originario de Navarra.
LMMZaporta : Luis Miguel Martínez Zaporta Loscertales (1975). Asociado siempre con FAncín.
LOZárate : Luis Ortiz de Zárate Gorbea (1975). Originario de Haro.
Los 4 : RGAlbarellos, FdValle, JLTenorio, JIRodríguez. El despacho conjunto se funda a finales de los sesenta, muchas obras las firman conjuntamente pero también por separado.

MAEzquerro : María Angeles Ezquerro (1984). Cónyuge de JSerrahima, trabajaron juntos hasta que ella entró como funcionaria de la Consejería de Cultura
MAPrieto : Miguel Angel Prieto Echegaray (1977). Vino de Huesca como Director Regional de Urbanismo en el Gobierno de José María de Miguel y cuando acabó su mandato político se quedó, primero asociado con JCMerino y después en solitario.
MBlanco : Mercedes Blanco Martínez (1995, col 25.546), cónyuge de Ignacio Martínez Zapater. (v presentación en Elhalln3).
MCGutierrez : Mari Cruz Gutierrez, am. Vino de Madrid y no se colegió.
MFiguer : Mario Figuer Montero 1971. Vino de Zaragoza como arqto municipal en 1974, y se fue para no volver en 1978.

MLPalmero : Maria Luisa Palmero (1980). Cónyuge de ETorío y socios ambos de JSJubera.
MMagaña : Marcelino Magaña Izco (1978). Ha compartido despacho con JdPablo.
MTanco : Marcelo Tanco, arquitecto venido de Argentina.

NGrijalba : Noemí Grijalba (col 22.100). Hija de Oscar Grijalba, conocido y muy apreciado aparejador, ha colaborado desde siempre con JGarrido. Miembro de la Junta de DGPozuelo.

OReinares : Oscar Reinares (col 24.058). Se inició como arquitecto en Madrid, en el extraño despacho de Paco Alonso.

PAdCastillo : Pedro Alfonso del Castillo Molleda (1981)
PEscós : Pilar Escós Quílez (1988). Cónyuge de RAlcoceba.
PMoral : Pedro Moral Rueda (1981). Se inició en la profesión en el despacho de AAchiaga y AdCastillo con quienes firma algunas obras. Fue Decano del COAR entre 1998 y 2002.
PSPedro : Pilar San Pedro. Arquitecta municipal. No figura en el listado del CSCAE.

Rafa Saenz : Rafael Saenz Orío (col 39.978). Se inició con JMPeláez, pero ahora ya está por cuenta propia.
RAlcoceba : Rafael Alcoceba Moreno (1978), colaboró en sus inicios con JMLeón y FJGarcía. Es am desde 1987.
RArriola : Roberto Arriola Ventureira (col 27799). Profesor interino de la Escuela de Artes y Oficios.
RBenés : Roberto Benés Torrecilla (1972).
RGAlbarellos : Rafael Gil Albarellos de las Rivas (1950). Miembro de Los 4. (v Elhall n4 p3).
RGonzalo : Raúl Gonzalo Zarandona (1984). Comparte despacho con JTorres y la sociedad Taggat.
RRCarrillo : Rubén Ruiz Carrillo Alvarez de Eulate (1970). Tesorero del COAR durante unos cuantos años.
RSPedro : Rubén Tirso San Pedro Sotelo (1957). Ha sido uno de los arquitectos más prolíficos en la ciudad. También ha sido Decano del COAR.

VAndrés : Victoriano Andrés González (1978) (v Elhall n9 p3).
VGuitart : Valentín Guitart Aparicio. (Zaragoza) (1953). Vino a la Rioja como arquitecto de Hacienda.
VPeña : Vicente Peña Monje (1989). Miembro de la Junta de DGPozuelo en sus dos primeros mandatos.
VUriarte : Víctor Uriarte Centaño (1976). Trabajó asociado con EMoscosodP. Falleció a comienzos de los noventa.
YIbáñez : Yolanda Ibañez Martínez (1989). Miembro de la Junta de DGPozuelo.

Arquitectos de fuera que han trabajo mucho en Logroño:

JRBasterra : José Ramón Basterra Larrea, Vizcaya (1944).
JLizaranzu : Jesús Lizaranzu Gómez, Zaragoza (1964).
Marquet y Zulaica : Javier Marquet Artola (1964) y Luis María Zulaica Arsuaga (1964), vinieron de San Sebastián de la mano de COVINOSA y cuajaron Logroño de viviendas en las huertas y patios de los colegios de religiosos a comienzos de los ochenta.

A los arquitectos jóvenes o que salen muy poco en la guía no se les ha resumido el nombre por lo que se da su listado por apellidos y su referencia colegial (el CSCAE ya no da la fecha de su título sino tan solo el número de colegiación).

García Pérez, Fernando (col 29.898). Cónyuge de Marta Palacios am.
Jímenez Escobar, Angel Luis (col 36281).
Marín Bueno, Juan (col 41.314).
Martínez Castro, Ignacio. No es colegiado del COAR ni figura en el anuario del CSCAE). Ha hecho dos obras para la CAR en Lobete (v10 03).
Martínez Mendoza, Juan Ramón (col 29.880).
Martínez, Sonia. Arquitecta municipal de la Oficina de Rehabilitación del casco antiguo.
Palacios García, Marta (col 30.960). Arquitecta Municipal.
Urcola Alberdi, Leire (col 27.722).

Siempre me ha parecido necesario distinguir entre el ejercicio libre de la arquitectura y el que se realiza dentro de la administración pública, así que cuando he tenido constancia de lo segundo he añadido al nombre del arquitecto su cargo como “am” (arquitecto municipal), “ap” (arquitecto provincial) o “aCA” (arquitectos de la Comunidad Autónoma). Alguno de los artífices de finales del siglo XIX no llegaron a ser arquitectos pero operaban como "maestros de obra" por lo que se les consigna como “mo” detrás de su nombre.

Los arquitectos foráneos con pocas obras suelen ir sin abreviaturas, y cuando se conoce el lugar de su despacho y fecha de titulación se reseña a continuación entre paréntesis.

La relación de promotores nunca es todo lo exhaustiva que consta en el Archivo Municipal. Son muchas las obras que aparecen promovidas por tres, cuatro, cinco y más socios, por lo que en muchas ocasiones ha sido inevitable reducir la exposición de este dato al de uno de ellos, indicando a continuación el número de colaboradores.

martes, 12 de mayo de 2009

DECEPCIONES, ERRORES Y OMISIONES



Quien use este libro para buscar datos o comentarios sobre algún edificio en concreto se va a llevar una gran decepción, porque la información que se ofrece es siempre muy elemental y en el peor de los casos nula.
Como es lógico en un trabajo tan ambicioso, es probable que este libro tenga muchos errores, imprecisiones y omisiones. Soy consciente de ello, así que no me voy a molestar porque me lo digan, sino todo lo contrario. Eso sí, agradeceré a quienes así lo señalen la aportación de los datos necesarios y fidedignos que faciliten la corrección de mis fichas o las del archivo municipal, bien para futuras ediciones o bien para la consulta de curiosos e investigadores. El cierre de esta edición tiene más que ver con el deseo de que aparezcan nuevos datos que con la idea de un trabajo acabado.

DOS FORMAS DE HACER CIUDAD, DOS VOLUMENES




Hacia 1980 la construcción de la ciudad cambió de dinámica y método. Sobre la ciudad pensada según un plano único que ordenaba la edificación, el planeamiento parcial de nuestras leyes del suelo introdujo una mecánica de crecimiento por paquetes que ha marcado la divisoria de este trabajo en dos fases: la primera, que abarca hasta los límites más o menos de esa ciudad planificada como un todo, que podría quedar fotografiada con anterioridad al Plan General de 1983, -aunque en su interior ya hubiera habido experiencias de "ciudad en paquetes" tan decisivas como los grupos de viviendas sociales, los "pelotazos" de los traslados industriales o los planes de Lobete o Chile; y la segunda, la ciudad deliberadamente hecha "en paquetes" que empieza en las actuaciones del Tacón de Madre de Dios, Río Cava, los polígonos industriales etc. y que nos lleva hasta la fecha de hoy así como todas aquellas edificaciones suburbanas
Es obvio que, con el tiempo, en muchos de sus puntos de contacto ambas ciudades acabarán por diluirse, mezclarse o fundirse, aunque en otros lugares siempre tendrán ese sello originario del plan parcial autista y ensimismado que lo proyectó. El tiempo dirá. Para ese segundo volumen, la autoría del Plan Parcial y sus vicisitudes serán tan importantes como la propia edificación, y sus arquitectos y promotores tendrán tanto nombre como los edificios y proyectos de urbanización llevados a cabo en los mismos.

domingo, 10 de mayo de 2009

BIBLIOGRAFIA



Aunque bastante inconexa y parcial, la bibliografía sobre la ciudad de Logroño es abundante en datos históricos, pero muy escasa en referencias arquitectónicas. Para los propósitos de este libro se echa en falta la inexistencia de una publicación a modo de Atlas que recoja la cartografía histórica de la ciudad.
Como no tengo ningún afán de erudición, las notas a pie de página no me gustan ,y esto no es una tesis doctoral, no voy a gastar unas cuantas páginas de este libro detallando la bibliografía consultada, sino que desde los edificios concretos haré mención de aquellas publicaciones en las que se ha hablado de ellos con un poco de detenimiento y juicio, o en las que se ofrezcan imágenes o plantas que sean de utilidad para aliviar la carga documental de éste.
A nivel general, las publicaciones más citadas se reseñan con una abreviatura, y son las siguientes:

AL: Arquitectura de Logroño, 1980, ed COAR. Domingo García Pozuelo y Elena Hernández Vitoria.
AV: La obra de Agapito del Valle, 1986, ed COAR.
CL: Las Calles de Logroño y su Historia, 1987, Jerónimo Jiménez Prado.
Eh: El hall, publicación periódica del Colegio de Arquitectos, desde enero de 1995.
FCC: La Formación de la Ciudad Contemporánea. Logroño entre 1850 y 1936. Inmaculada Cerrillo, 1993, ed IER. .
GAML: Guía del Archivo Municipal de Logroño, 2005, ed Ay Logroño.
GC: Gerardo Cuadra arquitecto, 2002 ed Cultural Rioja.
GH: Guía Histórico Artística de Logroño, José Manuel Ramírez Martínez.
HCL: Historia de la Ciudad de Logroño, ed Ayuntamiento de Logroño, 5 volúmenes
IAPL: Inventario Artístico de la Provincia de Logroño vol II, ed Ministerio de Educación y Ciencia, Madrid 1975.
LCCh: La Casa de los Chapiteles, MT Alvarez Clavijo, ed IER, Logroño 2006
LD: Logroño en sus documentos, 1095 - 1995, Logroño 1995, ed Ayto de Logroño.
LR: diario La Rioja
MBCV: Estudio Histórico Artístico del Casco Antiguo de Logroño: Mercaderes, Barriocepo y Casa de la Virgen. MTeresa Alvarez Clavijo y MPilar Salas Franco. Logroño 2000, ed IER y Ayto de Logroño.
NR: Noticias de La Rioja.
PLR: revista Proyectar La Rioja, desde abr 1996.
RA: El Retablo de Ambasaguas, 2000, ed COAR, Juan Diez del Corral.
rA: revista Aldaba, del COAAR, desde 1980 a 1983.
TMFA: Tradición y Modernidad en la Arquitectura de Fermín Alamo. Inmaculada Cerrillo, 1986, ed IER y AL.
A nivel particular las obras de referencia serán citadas en el momento que corresponda.

jueves, 7 de mayo de 2009

FOTOGRAFIAS


Respecto a las fotografías es preciso señalar que con la generalización de la difusión digital y el apropiación continua de las mismas, empieza a ser difícil saber de quién es cada foto. La mayor parte de las fotografías que ilustran este libro las he hecho yo en la calle durante el año 2005 y el 2006 y en el propio archivo municipal. Buena parte de las fotografías antiguas me han sido cedidas amablemente por Federico Soldevilla de la Asociación de Amigos de La Rioja, por el coleccionista Javier Rubio Lerena, por Enrique Martínez Glera, o las he extraído directamente de las publicaciones de fotos antiguas que han empezado a proliferar en los últimos años con la misma falta de rigor en cuanto a la autoría de las mismas. Como es tarea excesivamente ardua rastrear el origen de cada foto, menciono aquí algunas de las fuentes fotográficas genéricas de las que se han extraído las fotos antiguas con las que se ilustran algunos lugares, y pido disculpas si con ello he invadido algún derecho de autoría o propiedad. En todo caso, espero que esos coleccionistas, si son verdaderamente amantes de Logroño, se sientan compensados con la generosidad de mi trabajo, con la localización de las mismas y con la disponibilidad de tenerlas para su consulta en el Archivo Municipal.

ADL: Archivo fotográfico del Doctor Loyola, 1986, ed Gob. Rioja y Ay Logroño
CAFR: Cien Años de fotografía en La Rioja, 1992 ed Cultural Rioja, por Cámara Oscura. Logroño
Ft AML: Archivo de fotos del AML: Fotos antiguas y digitalizadas recogidas en este trabajo y cedidas al Archivo Municipal de Logroño.
LA: Logroño ayer, una imagen retrospectiva de nuestra ciudad, 1989, ed COAR.
LIC: Logroño, Imágenes de una Ciudad (1900.1960), 2005, ed IER.
LPS: Logroño a principios de siglo, 1994, ed Cultural Rioja.
LRA: La Rioja Antigua, una crónica en imágenes. ed para Caja de Ahorros de Zaragoza Aragón y Rioja, 1983.
LRAIH: Logroño, Recuerdos de ayer, imágenes de hoy, 2003, ed COPE Rioja, Palacios estudio fotográfico
LSI: Logroño, un siglo en imágenes, Fotografías del Archivo Municipal, 2003, Ayto de Logroño
PQN: Para que no me olvides, Imágenes de Logroño 1872-1955, José Luis Bermejo Fernández, 2004 ed COAR y Cajarioja
RI: La Rioja en imágenes, ed Caja de Ahorros de Zaragoza, 1980.

miércoles, 6 de mayo de 2009

LOS LHD



El 4 de mayo del 2006 comencé la redacción de un diario de arquitectura que en buena parte surgió de la necesidad de poner por escrito muchos datos y anécdotas de los edificios de esta guía sobre los que aquí tan sólo se hace una breve mención. A falta de ningún medio escrito donde poder publicarlas, fui enviándos El 4 de mayo del 2006 comencé la redacción de un diario de arquitectura que en buena parte surgió de la necesidad de poner por escrito muchos datos y anécdotas de los edificios de esta guía sobre los que aquí tan sólo se hace una breve mención. A falta de ningún medio escrito donde poder publicarlas, fui enviándo las páginas de ese diario a mis amigos en correos electrónicos mediante un formato PDF que permitía una buena maquetación y documentación gráfica. A partir del 27 de septiembre del 2006, sin embargo, empecé a colgarlos en un blog de internet con menos posibilidades de maquetación y documentación gráfica, pero más accesibles al estudioso o curioso en general. Como el blog es gratuito no sé si estará ahí siempre disponible, pero mientras dure y ningún editor se interese por pasarlo a papel escrito, las menciones al LHD que hay en este libro pueden encontrarse en www.lhdjuandiezdelcorral.blogspot.com. Mi agradecimiento pues a blogspot por su gratuidad.

lunes, 4 de mayo de 2009

ARCHIVO MUNICIPAL DE LOGROÑO


La mayor parte de los datos que se aportan en este trabajo han sido extraídos pacientemente por el autor en el Archivo Municipal de Logroño. La colaboración de su eficaz y eficiente Jefa de Servicio, Isabel Murillo, y de los atentos y amables funcionarios, Teresa Jimeno, Susana López de Castro, Julio Arnáiz y Benito Hermosilla, ha sido decisiva para la realización de este trabajo, como también lo ha sido la reciente informatización del servicio llevada a cabo por varios equipos contratados mediante asistencias técnicas entre los que figuran Mari Cruz Navarro, María Jesús Martínez, Marta Turiso e Isabel Benito.
El Archivo del Colegio de Arquitectos, regentado en el tiempo que duró esta investigación por el arquitecto Ignacio Amat, me pareció bastante más inaccesible, e informáticamente más subdesarrollado, por lo que tras un par de visitas y a pesar de lo interesantes que parecen sus fondos, desestimé su utilización. Donde a uno no le quieren, lo mejor es no acudir..
Del Archivo Provincial tan sólo he extraído algunos datos puntuales que no están en el Municipal y que amablemente me facilitó su directora Micaela Pérez.
Y ya que menciono a Micaela Pérez, quisiera sacar a colación una característica de mi trabajo que lo aleja de los tradicionales estudios universitarios, o pretendidamente científico-históricos como, por ejemplo, los publicados por el IER. Cuando terminando ya la primera búsqueda general de datos, Micalea me facilitó la información que le pedí acerca del edificio de la Delegación de Sanidad, me anotó meticulosamente el cifrado del legajo y para mi sorpresa, me instó a mencionarlo correctamente en mi publicación. Fue entonces cuando me di cuenta de que en el archivo municipal jamás había apuntado las notaciones de los expedientes que me habían mostrado durante meses y que era imposible volver atrás.
Ni yo soy historiador ni voy a emplear nunca sus métodos de escritura y cifrado, pues hace ya mucho que descreo de los cientifismos de la historia y de toda su parafernalia, y por lo general, toda esa floritura me ha resultado siempre aburrida pedante y poco útil. Estoy seguro de que un libro como este, con un contenido documental tan importante, irritará a los historiadores por esas deficiencias académicas, pero así estamos empatados.

domingo, 3 de mayo de 2009

LENGUAJE Y ABREVIATURAS



La abundante información existente sobre los edificios de algunas de las páginas de este libro me ha hecho recurrir constantemente a las abreviaturas. Muchos diccionarios y libros de datos lo han hecho con anterioridad, así que no es ni mucho menos el primero. Lo novedoso del caso es que coincide en el tiempo con la generalizada aparición de un tipo de escritura abreviada proveniente de los mensajes de la telefonía móvil: el llamado lenguaje sms, que los puristas consideran políticamente incorrecto.
Como colaborador de la revista Archipiélago he tenido la suerte de compartir espacio con uno de los más grandes lingüistas de este país, el catedrático Agustín García Calvo, quien lleva tiempo escribiendo incorrectamente con la pretensión de acercar el lenguaje escrito al hablado. Yo no tengo tanta familiaridad con el lenguaje como para saltarme sus normas, pero visto que todo el mundo está inventando nuevas formas de escritura no le voy a hacer ningún asco. De todos modos, como no creo que sea lógico usar las abreviaturas como norma, cuando hay espacio o ganas dejo que los nombres o las palabras recobren su integridad.
Sin ser exhaustivo, doy a continuación un listado de las abreviaturas que con más frecuencia aparecen en este libro por si el lector encontrara alguna dificultad en su comprensión.

am: arquitecto municipal
ap: arquitecto provincial (de la Diputación de la Rioja primero y de la Comunidad Autonómica después)
at: arquitecto técnico o aparejador
av o avda: avenida
ayto: ayuntamiento
c: calle
cd: Cardenal
colab: colaboración, colaboradores
com pr: comunidad de propietarios
coop: cooperativa
cp: capitán
DO: dirección de obra
ed o edif.: edificio
elev: elevación (generalmente de plantas o pisos sobre lo construido)
esq: esquina
exp: expediente
fch: fachada
h: hacia
Hnos. hermanos
hrd: herederos de
iccp: ingeniero de caminos, canales y puertos.
ii: ingeniero industrial
int: interior
JL: José Luis
JM: José María
mo: maestro de obras
n: número
n3: número 3; Elhalln3: Elhall número 3
Mtez: Martínez
ob: obispo
p: para
p234: página 234
pbaja: planta baja
p.ej: por ejemplo
pl: planta
prob: probablemente
prom: promociones, promotor
proy: proyecto
prpal: principal
pz: plaza
ref: reforma
rehab: rehabilitación
S: San
Sta: Santa
tb: también
tras: trasera
trav: travesía
ud: unidades
v: ver, véase
viv: viviendas

La corrección definitiva del texto la he puesto en manos de José Ignacio Foronda (Poty para los amigos), con quien he tenido que negociar no pocas incorrecciones gramaticales o formalidades sintácticas y puntuación. Todo lo que el lector vea incorrecto o poco ortodoxo, sepa que es lo que he conseguido ganarle a Poty en esas duras negociaciones.

viernes, 1 de mayo de 2009

MÁS SOBRE EL COLEGIO DE ARQUITECTOS Y LA REDACCION DE ESTA GUÍA




Volviendo a los orígenes de este trabajo en el seno del Colegio de Arquitectos, me gustaría contar también que en la propuesta de aceptación del encargo le propuse a la Junta de Gobierno sustituir el papel que ella se otorgaba como tutora del mismo, por el de un reducido equipo de arquitectos de reconocido prestigio y honestidad. Así las cosas, en los primeros meses de mi investigación conté con el concurso y asesoramiento de los arquitectos José Miguel León y Jesús Ramos, y del arquitecto municipal Jesús López-Araquistain. Cuando en febrero del 2005, la Junta de Gobierno del COAR que presidía Domingo García Pozuelo aprobó un deplorable acuerdo recriminatorio hacia mi persona por las críticas y opiniones que venía redactando en ElhAll, y entendí que mis relaciones con el Colegio se habían suspendido hasta que otra Junta no revocase dicho acuerdo, cancelé las reuniones con dicho equipo o comisión. Durante algún tiempo tuve aún el aliento de José Miguel León y el apoyo documental en materia de planeamiento de Jesús López Araquistain. Pero en el último tramo del trabajo, sin embargo, he sentido con cierta amargura que, voluntaria o involuntariamente, José Miguel León no sólo ya no alentaba sino que, tras haberme pedido y consultado durante más de una semana el material que ya tenía elaborado, se había puesto a hacer en paralelo la guía deseada por el Colegio (v LHDn99). Y aunque bien sé que son cosas distintas, el roce ha sido inevitable.
Item más. Cuando la Junta de Gobierno del COAR llevó a la Comisión de Cultura, a la que yo solía asistir, la propuesta de hacer una nueva guía de arquitectura, el arquitecto Miguel Angel Prieto Echegaray dijo que un encargo así no lo debería hacer un arquitecto recién graduado, como suele ser costumbre, sino alguien con consolidada experiencia en Logroño y en publicaciones, y acto seguido pidió más presupuesto y quiso implicarme a mí. No consiguió lo primero, pero sí lo segundo, y esa inicial confianza en mi persona fue para mí importante en los comienzos de este trabajo.
Tras el acuerdo de enero del 2005 sobre la línea editorial Elhall (v Elhall 89) que me apeó de la dirección del mismo, el COAR llegó a proponerme al mes siguiente que renunciara al trabajo que me habían encargado. Semejante "apoyo" tengo que consignarlo también entre los agradecimientos, porque el despecho que se siente trabajando a la contra de quien te ha hecho un encargo y luego pretende quitártelo, ha sido también un importante acicate para esta empresa.
Finalmente, con el apoyo explícito de Miguel Angel Prieto a la reelección a la Junta de Domingo García Pozuelo en las elecciones de verano del 2005, he de decir que su aliento inicial se convirtió en viento en contra.

miércoles, 29 de abril de 2009

EDICION



Durante muchos meses he trabajado sin saber muy bien quién editaría este libro o incluso si llegaría a editarse. He tenido algún pretendiente, pero poco insistente, así que finalmente he tenido que ser yo quien me moviera en busca de un editor apropiado a su contenido.
Barajadas las diversas posibilidades y atendiendo al argumento de que buena parte de la información contenida en este libro ha sido obtenida en los archivos municipales, pensé que el lugar natural donde el libro debería de nacer era precisamente en nuestro Ayuntamiento.
El problema con que me podía enfrentar a una edición municipal es que una institución pública difícilmente podría aceptar un “libro de autor”. Llegado al último tramo de la preparación de su material y elaboración tuve sendas entrevistas con el Sr Alcalde D. Julio Revuelta y con la Concejala de Economía Sra Dña. Mar San Martín, quienes no sólo se mostraron muy interesados por mi trabajo y dispuestos a la edición sino que también resolvieron mis dudas respecto al tono personal del libro aceptando la posible emisión de mis opiniones e “incorrecciones políticas” en tanto que su valor documental parecía compensarlo con creces. A la decisión de los munícipes ha contribuido también el apoyo del Jefe del Servicio de Urbanismo Javier Martínez Laorden, por el que le estoy sinceramente agradecido.

martes, 28 de abril de 2009

EL LUGAR LOGROÑO




Hablemos al fin de Logroño, que es el tema de esta guía. Mucho tiempo antes de ponerme a trabajar en los contenidos de este libro y a tomar tan en consideración una contemplación profunda y sostenida de la ciudad de Logroño, ya había hecho yo una cierta aproximación a entender esta ciudad en el paisaje cuando los amigos de la revista Archipiélago me plantearon en 1994 analizar el problema del tráfico y usar como ejemplo mi ciudad. Como no es un texto fácil de encontrar (está completo en la rev Archipiélago n 18-19) transcribo literalmente el primer epígrafe de ese artículo, pues aunque algunos datos se han quedado obsoletos, no soy capaz de hacer una descripción mejor:

“Como Palencia, como Zaragoza, Albacete, Ciudad Real, Castellón, Las Palmas de Gran Canaria, Valladolid o tantas y tantas ciudades españolas, Logroño es una ciudad eminentemente fea. Toda aquella construcción humana que no establece un diálogo con el paisaje acaba por tener un rostro chulesco y estúpido. La ciudad, en general, es una construcción humana que rara vez establece un diálogo con el paisaje, así que de la fealdad sólo se libran aquellas ciudades que, por estar construidas junto a un accidente geográfico tan difícil de ignorar como un monte, una playa, un acantilado o un río navegable, han debido aceptar el diálogo con él.
El lugar Logroño (375 m de altitud) está formado por cuatro elementos (no cuento de momento el cielo): (1) una planicie semiseca irrigada en parte por el río Iregua; (2) situada en un circo de tesos arcillosos de aspecto desolador, llamados El Corvo, Cantabria, La Plana, La Pila, Paterna y Caracocha (¡vaya nombrecitos!) en un diámetro de seis a diez kilómetros y que sobresalen de la planicie no más de doscientos metros; (3) cruzada lateralmente por el caudaloso e irregular río Ebro; (4) e inmersa finalmente entre dos bandas montañosas situadas a Norte y a Sur, a no más de veinte kilómetros, con alturas de hasta 1.400 metros. Las montañas del Norte tienen formas hermosas y bien definidas por sus roquedos calizos, Peña del Castillo, El León Dormido, Codés (o Yoar); mientras que las del Sur son más romas y oscuras, Moncalvillo, Serrezuela, Camero Viejo y Cabi-Monteros.
La ciudad Logroño nació con el puente de piedra sobre el río Ebro dando paso y estación al Camino de Santiago. Desde el principio, las ciudades quieren dialogar más con otras ciudades que con su propio lugar, por lo que al lugar y a la ciudad hay que añadirles en el mapa o en la descripción, casi de un modo inmediato, una red de sendas y caminos. Durante siglos, sin embargo, estas sendas y caminos que enlazaban unas ciudades con otras no se diferenciaban apenas de aquellas sendas y caminos que relacionaban la ciudad con su lugar: canales de ida y vuelta que irrigaban el territorio de un modo casi imperceptible y estático como en el sistema fisiológico de un ser monocelular.
El sistema de correo del siglo XVIII -extraído por F. Abad del catastro del Marqués de la Ensenada- es quizás el último esquema de relaciones interurbanas que, aun siendo ajeno a las condiciones del lugar, no lo perturban lo más mínimo. Seis hombres eran los encargados de comunicar Logroño con cinco estaciones/estafetas al ritmo del paso de las mulas, fundidos en la conversación con quienes iban o volvían de la ciudad al campo circundante.
La destrucción de este microcosmos comienza en las postrimerías del siglo de las luces cuando se funda la Real Sociedad Riojana, luego convertida en Amigos del País, con la misión de construir carreteras, o más bien carretera, pues todos sus esfuerzos se centraron en el eje Alfaro-Calahorra-Logroño-Pancorbo-Santander. El lema que figura en el escudo de esta Real Sociedad, Prosperarás extrayendo, resulta, dos siglos después, verdaderamente sobrecogedor: que el Progreso vaya íntimamente ligado a la acción de esquilmar no es algo que hayamos descubierto los ecologistas en los fines de la modernidad; ¡estaba inscrito en la propia propuesta del Progreso!
La velocidad con que progresa el Progreso es, además, fascinante: en 1831 ya están construidos todos los puentes sobre los ríos; están plantados los árboles que van a dar sombra a la carretera, están levantadas las casas de los peones camineros que trabajarán en su mantenimiento, funciona el sistema de aranceles de peaje, han nacido los servicios de diligencias (estudiados hace un par de años por Santos Madrazo) y ya, una nueva y más potente Administración Central arrincona a la Sociedad Económica de Amigos del País haciéndose cargo de las carreteras hacia el Sur (Soria) y el Norte (Pamplona). Pues bien, una vez construido todo este mundo periférico al lugar de la ciudad, no han pasado ni treinta años cuando se inaugura el tramo del ferrocarril Bilbao-Tudela, con estación en Logroño. Y por si fuera poca la velocidad del Progreso, otros treinta años después, ya a finales de siglo, cuando las diligencias de Garrido, Preciado, Pavía y Marqués agonizan por culpa del ferrocarril, el recambio está preparado: el 3 de diciembre de 1895 se matricula el primer automóvil en Logroño, un Richard-Brassier de 20 h.p., y el 16 de noviembre de 1905 se expide el primer carnet de conducir.
Las convulsiones sociales que siguen a tales cataclismos ralentizan las obras del Progreso durante medio siglo pero, en cambio, se pueden advertir ya sus consecuencias: en 1900, Logroño no llegaba a los veinte mil habitantes; en 1950, cuando todavía había mulas por sus calles y árboles en las carreteras periféricas, sus habitantes eran más de 50.000. Este Logroño en crecimiento empezó a sentirse encorsetado por el río y la vía del tren. Sagasta le había regalado un segundo puente antes de cambiar de siglo, pero la ciudad apenas hizo uso de él. Para seguir creciendo, Logroño prefirió trasladar la vía del tren, empresa que consiguió en 1960. A partir de entonces todas las cifras se dispararon, y treinta años después, cuando ya no hay ni una carretera con árboles ni peones camineros, y las mulas son vistas por los niños locales con tanta curiosidad como los elefantes, Logroño tiene autovía de circunvalación, autopista de peaje, y más de 120.000 habitantes con 40.000 automóviles (llamados turismos en el censo), 4.000 camiones, 3.000 motocicletas y 100 autobuses. Toda una potencia del movimiento y el transporte.
Y todo ello, claro está, metido en la misma explanada de seis kilómetros de diámetro definida por el monte Corvo, el Caracocha, la Pila, la Plana y Cantabria. Todo ello, digo, observado igualmente desde veinte kilómetros por el León Dormido, el Codés o el Serrezuela. La planicie irrigada por el río Iregua ha desaparecido fagocitada por las construcciones y al río Ebro debería llamársele más bien, cloaca Ebro. En fin, ni el cielo, ese quinto elemento sobre el que aún no he hablado, parece ser el mismo, pues suele estar surcado de estelas de aviones y, al decir de todos, ni da nieve ni tanta agua como antes.”

ALGUNOS DATOS Y DOCUMENTOS BASICOS


h 905. Primer poblamiento (RuaVieja).
1095. Fuero (La Mayor).
1482. Judería. Cada vez hay más dudas de si fue o no fue Judería o simplemente arrabal.
El crecimiento hacia el Sur produce el curioso giro de la calle Portales.
Las grandes Iglesias del s XVI.
Murallas. La doble muralla puede aún verse en el Revellín.
1837. Reforzamiento de las murallas.
1851. Excelente plano de Logroño Francisco Coello.
1861. Derribo de las Murallas.
1863. Inauguración del ferrocarril
1863. Normativa. Manuel Heredia y Tejada arq mpal.
1864. Ley nacional de ensanches
1869. Ensanche de Maximiano Hijón (v cap 5)
1875-1882. Apertura y Ensanchamiento de la calle de los Abades (Sagasta). FdLuisyT (FCC p 34) (v cap 3.3).
1876. Cuartel de Caballería (ctra Zaragoza) (FCC p 196)
1876. Ordenanza de Arcos de la Calle Portales (v cap 3.2)
1877. Ordenanza de alturas del alcalde Marqués de San Nicolás. Decoración de fachadas.
1880. Hundimiento del Puente de Piedra.
1882. Puente de Hierro.
1883. Cuartel de Artillería (Valbuena) (FCC p 196).
1884. Puente de Piedra nuevo.
1893. Plano General de Logroño (HCL vol V p18).
1893. Plano General de Alineaciones. Luis Barrón recoge pequeñas modificaciones en alineaciones de décadas anteriores y replantea todo. (AL p54) (Logroño en sus documentos. I Murillo p87 texto de M. Cruz Navarro Bretón) (FCC p40).
1900. Nuevas ordenanzas.
1908. Plano de Gabriel Vizmanos (HCL vol V p 131).
1908. Plan de Ensanche. Luis Barrón: ensanche oriental con plaza porticada. Echado abajo por el arqto provincial FdLuisyT y el ingeniero provincial Juan Casado (FCC p 49).
1908. Plano de Juan Casado 1908, "pintoresco y encantador".
1917. Fotografías de un vuelo en globo sobre Logroño. Cedidas por Enrique Martínez Glera.
1923. Casas Baratas (ver cap 6.1).
1925-28. Plano de Reformas Interiores y ensanche de la ciudad. Fermín Alamo. Impresionante documento.
1928. Boulevard Avda de la Paz.
h 1930. Fotografía aérea cedida por J Garrido (Logroño ayer COAR p 18).
1935. Concurso Nacional de Planeamiento de Logroño. Primer premio Luis Lacasa y E de la Mora (Luis Lacasa y Logroño. JM León Eh52 p7 ag2000) (rev Arquitectura n6 agosto 1935).
1938. Plan de alineaciones de Luis Fontán.
1942. Propuestas de traslado del ferrocarril.
1947. Proyecto del traslado del ferrocarril. Plano del Logroño futuro del Ingeniero de Caminos Pérez Moreno, basado en el cambio de emplazamiento de la estación de ferrocarril. (Apuntes Históricos de Logroño , 1990 Wilsen editorial).
1958. Inauguración de la nueva estación y desmantelamiento de la vieja (Logroño en sus documentos. I Murillo, MC Navarro p93).
1958. Plan General de Alineaciones.
1964. Plan Parcial Lobete.
1965. Polígono Industrial Cascajos.
1968. Plan Parcial Rua Vieja (v cap 2.1). No ejecutado.
1972. Crta Circunvalación.
1973. Pol. Industriales Cantabria, San Lázaro y Portalada
1974. Plan Comarcal. Departamento especializado. Servicio de Urbanismo.
1977. Plan Parcial Madre de Dios. JMLaorden y JLAraquistain. No ejecutado.
Plan de Area Interior.
1982. Plan Especial del Centro Histórico. JLuis García Fernández y JRamón Menéndez Luarca. (Comentarios al PECH, JMLeón y JL Araquistain, rAldaba n2 p 17)
1985. Plan General. Modelo concentrado. El extraño criterio de las alturas.
(El Plan General de Logroño, JDCorral, RA p145)
(Pero ¿quién hace el Plan?, JDCorral, RA p 150)
(El Urbanismo, esa cosa tan aburrida, JDCorral, RA p152)
1987. La gran "apuesta" del Parque del Ebro. Inaugurado en 1993.
1992. Revisión del Programa de Actuación. Consagración del Logroño de los paquetes.

Río Bajero, residencial: 498 viv
Madre de Dios, residencial: 480
Siete Infantes, residencial: 986
El Cubo, residencial: 1.572
La Estrella Sur, residencial 116
La Portalada II, industrial
Río Lacalzada, residencial: 288
Universidad, dotacional
Río Mayor, dotacional
Total viviendas: 3.937

1996-1998 Revisión PGOU Logroño
(Alegación del COAR en la fase de Avance Eh24 p4) (Por una presencia del COAR en el PG. MAPrieto Eh37 p1 mr98)
(Debate en el COAR. Eh38 p1 ab98) (Alegación del COAR Eh39 p3 my98)
1998 revisión del Programa de Actuación. Programa de suelo 98-06

La Cava, residencial: 1.121 viv
El Arco, residencial: 1.550
Valdegastea, residencial: 2.323
Guindalera, residencial: 1.100
Fardachón, residencial: 1.350
Santa Juliana, residencial: 630
Río Lomo, comercial
Las Tejeras, comercial
Ribera Campus, dotacional
Los Lirios: residencial: 1.325
El Campillo, residencial: 1.634
Ramblasque, residencial: 275
La Arena, dotacional
Total viviendas: 11.300

1999. Concursos de Ideas para los paquetes de orillas del Ebro (Tiempo de Concursos. JLAraquistain LR 16oct99) (La imaginación a orillas del Ebro. FOnaindía. LR 13nov99)
2001. Plan General Municipal, JMLaorden, JLAraquistain, PSampedro, arquitectos municipales.
2005. Modificación puntual al Plan General en materia de aprovechamientos del suelo urbanizable. Suspendida por la Comisión Provincial de Urbanismo y recurrida.
Diciembre del 2006. La prensa (LR 6dic06) da la noticia de que la nueva revisión del Plan General de Logroño se sacará a concurso como una “asistencia técnica”.

La ciudad de Logroño está viva, y su interesante historia merece seguir siendo contada. Al hacerlo desde una perspectiva distinta a la arquitectura oficial y un estilo ajeno a la crónica almibarada, la historia académica o al periodismo político, quisiera haber contribuido con esta obra a su enriquecimiento cultural.

Logroño, 30 de diciembre del 2006
Juan Diez del Corral

lunes, 27 de abril de 2009

CAP 1: LA CIUDAD Y EL RIO






De entre los elementos paisajísticos con los que he definido el lugar Logroño en el texto citado de la introducción (planicie del río Iregua, cerco de tesos arcillosos, río Ebro y montañas en lontananza) el Ebro es seguramente el elemento más complejo a la hora de intentar establecer una relación arquitectónica. En primer lugar porque la esencia de su corriente dinámica se opone a la pretensión estática de la ciudad, y en segundo lugar porque ese dinamismo es estacional, variable, y en una escala no fácil de controlar.
Vista así la relación entre la naturaleza y la obra humana, no es extraño que Heidegger, en su célebre texto “Pensar, habitar, construir”, eligiera al puente como la obra arquitectónica por excelencia, pues establece un diálogo entre las orillas mediante un artilugio que siendo estático, se eleva y salta sobre la naturaleza dinámica del río.
Es probable que la originaria ubicación de los poblados junto a los ríos estuviera en relación con la existencia de vados transitables en el estiaje, pero eso refleja el carácter nómada y circunstancial de tales asentamientos. La construcción del puente debe ser entendida por tanto como el acto fundacional de una ciudad junto a un río, pues es a partir de la materialización física de ese salto, que la ciudad se fija al lugar para siempre.
Es curioso que no haya profesión que se reclame de la competencia de tal artilugio pues los arquitectos parecen haber renunciado a hacer puentes, y los ingenieros de caminos añadieron a su titulación los canales y puertos olvidándose de ellos. El auge de las estructuras metálicas hizo durante un tiempo que fueran patrimonio de los ingenieros industriales, pero pasada esa fiebre no parece que nadie se reclame en exclusiva de objeto tan sagrado para la historia de la ciudad. No entiendo mucho de heráldica, pero considero que uno de los aciertos más felices del arte de los signos en esta ciudad es haber colocado el puente como motivo central de su escudo.
La evolución tecnológica y económica tan vertiginosa que se ha vivido en la segunda parte del siglo XX, construyendo autopistas por doquier, en las que los puentes ya no son tanto un salto entre dos orillas cuanto un elemento consustancial de la propia vía, que toda ella parece estar volando (o penetrando) continuamente sobre la superficie terrestre, ha banalizado no poco la imagen del puente como mito arquitectónico. Tras los dos puentes históricos que se ven en la hoja 1 01, el tercer puente que se construye sobre el Ebro en el término municipal de Logroño, aguas abajo de la ciudad, lo hace con esa facilidad que proporciona la tecnología en la construcción de autopistas.
Como reacción acaso a la dignidad y discreción de ese tercer puente, el cuarto, aguas arriba, se construyó exagerando hasta lo grotesco su aparato tecnológico, lo que le ha valido a su autor nada menos que el ingreso en la Academia de las Bellas Artes. Quienes vimos sin embargo construir ese puente, sabemos que el tablero se hizo apoyándolo sobre el río y que el arpa del que ahora cuelga se levantó sobre el mismo, y que una vez colgado se demolieron los apoyos sobre el río... (¿artes bellas? ¿o acaso mejor…, artes escandalosas, derrochadoras, frívolas, etc.).
Banalizados o hiperbolizados los puentes, el arte de hacer ciudad en relación al río no parece ya depender tanto de la construcción de los saltos sobre el mismo como del tratamiento de sus orillas. Y ahí es donde nuestra Logroño vuelve a hacer aguas por segunda vez.
Es una constante de la historia de las ciudades que éstas se replieguen sobre sí mismas cerrándose al exterior e ignorando los grandes elementos paisajísticos que les han dado origen. Sevilla con el río, Barcelona con el mar o Valencia con ambos, etc., son los ejemplos históricos que tenemos más a mano. Una vez cruzado el puente o fijado el puerto, estos no dejan de ser elementos ajenos a la dinámica interna de la morfología urbana y las tipologías arquitectónicas. Pero tarde o pronto es inevitable que en el crecimiento del organismo urbano, alguno de sus lados se tope con los límites que imponen el río o el mar. Y llegados a ese límite y ante la disyuntiva de mirar hacia dentro o hacia fuera, nace el gran problema del diseño de las ciudades en expansión del último siglo. Y mientras los paseos marítimos, especialmente cuando hay playas, se han convertido en los salones de las ciudades costeras, y cuando no las hay, en autopistas de circunvalación, o ambas cosas juntas, los bordes de los ríos han tenido una casuística más variada.
A juzgar por las primeras fotos del río de finales del siglo XIX y primera mitad del XX, la cerrada Logroño tenía una relación mucho más viva y directa con el río que en la actualidad. Ganadería, lavanderías, pesca, baños o paseos en barca eran actividades habituales en sus márgenes, proporcionando una imagen amable de la relación con el río que en absoluto puede contemplarse ahora. Los baños públicos y las actividades deportivas (Norias, Hípica, Berceo o Adarraga) se han instalado junto al río pero dándole la espalda. Las riberas se han convertido en parques cuyos bordes con el río están pensados como zonas salvajes y descuidadas. Y hasta los dos aprovechamientos hidráulicos de su corriente se han diseñado del modo más burdo sin consideración alguna con la calidad paisajística del río (véase LHDn32 y 86).
Puesto que el origen de Logroño tiene que ver con el río, es justo decir que la deuda arquitectónica que la ciudad tiene con el mismo, no sólo está pendiente sino que se ha disparado en los últimos años de un modo vergonzoso.




domingo, 26 de abril de 2009

CAP 2: LA CIUDAD MEDIEVAL


2.1 El camino de Santiago

2.2 Calle Mayor de Logroño

2.3 Herrerías y Carnicerías

2.4 San Bartolomé y Manzanas Sur

2.5 Villanueva o la Judería

sábado, 25 de abril de 2009

2.1 El Camino de Santiago









El fragmento originario de la ciudad tiene un notabilísimo doble valor porque la primitiva “interioridad” de la calle Rua Vieja se vió complementada con la “exterioridad” de su fachada al río cuando las casas se montaron sobre la muralla y una nueva sensibilidad urbana (especialmente fotográfica) se ocupó de estos valores. Es curioso que en el caso de Logroño, su fachada urbana más significativa y pintoresca haya resultado ser la de su núcleo originario.
Sin embargo, en los años setenta buena parte del caserío llegó a la ruina y se convirtió en solar (v 2.1 02). La primera solución fue proyectada en 1968 por Alfonso Soldevilla (Barna, 67), Valentín Rodríguez y JLTenorio con un planteamiento moderno y desarrollista que al exhibirse tan clara como inocentemente con una excelente maqueta mostró toda su crudeza.
La respuesta a tan dudosa solución fue encomendada a Rafael Moneo quien con su solución más recatada dio origen en Logroño al nefasto estilo disimulo (v LHD 20, 33 y 37). Pero ese recato formal de las fachadas no se planteó en el viario, que sin embargo convirtió la calle San Gregorio en una auténtica e inhóspita vía de ronda rompiendo la continuidad entre el caserío y el río (vía que en cierto modo hace realidad el plan de 1968).
Por lo que respecta al lado sur de la calle, a la manzana central entre Palacio y Mercaderes (2.1 03) le llegó el deterioro total treinta años después, pero la solución arquitectónica que se le está dando no ha variado: destrucción del modelo gótico de ciudad y más estilo disimulo.
Segmentado el camino Este Oeste a finales del siglo XIX por el eje transversal de la calle Sagasta, el segundo tramo histórico del Camino de Santiago en Logroño tiene como punto álgido el paso por delante de la Iglesia del Apóstol. La gran portada está puesta en relación con una de las pocas calles transversales de la ciudad gótica.
Este segundo tramo del Camino a su paso por la ciudad ha sufrido dos importantes transformaciones en los últimos cincuenta años. En primer lugar, la limpieza de todo el caserío que rodeaba a la iglesia (a excepción de la casa parroquial), dejándola prácticamente exenta como monumento en exhibición según la conocida moda decimonónica. En segundo lugar, la creación de una plazoleta frente al nuevo Parlamento en el crítico punto en que el Camino no encuentra su salida natural por la Puerta del Revellín (por necesidades de la “casa de artillería”) y tiene que hacer una U para dar con ella, resistiendo al tiro de la brusca apertura que se hizo en la muralla para dar salida directa a la Calle Mayor.