jueves, 26 de marzo de 2009

5.1 El Ensanche de Hijón






La verdad es que resulta un poco exagerado llamar “ensanche” a un proyecto de creación de poco más de dos calles, pero ante la penuria de planes de este tipo en la ciudad de Logroño, no queda más remedio que verlo así. La razón de su pequeñez radica en las dificultades que conllevaba gestionar un planeamiento de ampliación burguesa de la ciudad. De ello da buena cuenta Inmaculada Cerrillo en FCC p32: el primer proyecto, del arquitecto municipal Juan Morán Lavandera, redactado en 1866 tuvo tan serio desgaste administrativo en la tramitación que dio paso a otro de Maximiano Hijón en 1869, que fue el que finalmente salió adelante. Su plano es bastante conocido por haberse publicado varias veces (AL p 83)(FCC p 32).
Lo que no se conoce es análisis urbanístico alguno de sus defectos y virtudes, así que pudiera ser buena ocasión iniciarlo en esta breve presentación.
Mientras el frente de la Judería a la Avenida de Navarra parece bastante poco desarrollado en la foto de 1917, y sólo había producido una apretujada lotización entre la calle Baños y San Roque, el lado de los pares mostraba un aspecto estupendo, como puede verse en la otra perspectiva que se muestra abajo. Sin embargo, el fondo de estas manzanas no daba para dos casas por lo que la calle Capitán Gaona se configuró a base de traseras.
El posterior proceso de derribo de las casas de miradores y su sustitución por una arquitectura especulativa de alto aprovechamiento ha resultado atroz.
La mejor virtud de ese ensanche fue posibilitar la construcción de unos equipamientos que, por estar pensados en una época en que aún se proponían como piezas urbanas notables, siguen siendo en la actualidad auténticos hitos de la ciudad: es el caso de la Escuela de Artes y Oficios, el antiguo Cuartel de Caballería, el Colegio de la Enseñanza, y el edificio de la Policía.






No hay comentarios:

Publicar un comentario